amabo
 

Associação dos Moradores e Amigos de Boipeba

 

Misión social: Mejorar la vida de los residentes y proteger el medio ambiente de Boipeba.

La Asociación de Vecinos y Amigos de Boipeba - Amabo fue fundada El 2 de abril de 1995. Su área de acción es la Isla de Boipeba, con sede en el pueblo de Velha Boipeba.

 

e-mail: amabo@amabo.org.br

 

Objetivos Generales

Contribuir al desarrollo social, cultural y econômico de La comunidad para mejorar la calidad de vida de esta sin degradar el medio ambiente.

Colaborar con la gestión (administración) de La area de Protección Ambiental de las islas de Tinharé y Boipeba.

Promover la educación ambiental y la educación en general.

La búsqueda de soluciones a los problemas de saneamiento básico (agua, alcantarillado, basura).

Promover el ecoturismo y organizar el flujo de turismo en la isla de Boipeba.

Promover la educación para y por el trabajo a través de un modelo de asociaciónes.

Contribuir a la preservación y mejora del medio ambiente, la cultura, las costumbres y el folclore de sus habitantes.

La promoción de las artes y la producción artesanal y los eventos de raiz culturales.

 

Desarrollo Sostenible de La isla de Boipeba

 

En 1999/2000, los residentes de Boipeba reunidos em Amabo aprobaron La presente propuesta DESIBO, que tiene como objetivo mejorar la vida de la población y desarrollar las actividades económicas de la isla, especialmente el turismo, sin degradar el medio ambiente.

Desde la propuesta, la Isla de Boipeba fue elegida como "área de reflejo" en el Programa de desarrollo local SEBRAE.

 

Educación Ambiental

La educación es la base para el desarrollo de cualquier país, como para el desarrollo de la personalidad del ser humano. Desde el aprendizaje y el conocimiento, las personas tienen La capacidad para exigir sus derechos y cumplir sus deberes, osea desempeñar su papel de ciudadano, fundamental para resolver los problemas sociales, económicos y ambientales.

 
 

En los últimos años, la educación ambiental se ha destacado como un instrumento de movilización y participación de la sociedad en las acciones encaminadas a la sensibilización de las causas y consecuencias de los problemas ambientales. La Constitución se refiere, en los capítulos de Medio Ambiente, a la obligación de "promover la conciencia pública para la protección del medio ambiente y establecer programas sistemáticos de educación ambiental ...".

De este modo, Amabo quiere colaborar para aumentar la información ambiental de la población en la isla de Boipeba y el conocimiento sobre las causas y consecuencias de la destrucción del medio ambiente. El diseño sigue las pautas ya establecidas por el Gobierno, teniendo en cuenta el medio ambiente en todos sus elementos y entendendiendo la educación ambiental como un proceso de mejora continua que promueve el pensamiento crítico y la necesidad de cooperación, además de estimular las habilidades y de integrar en las iniciativas generales la solución de problemas relacionados con el medio ambiente.

A partir de estas directrices, y en colaboración con La red escolar, el gobierno municipal y los órganos estaduales y federales, Amabo quiere contribuir a una percepción renovada del mundo y sobre el mismo a través de una enfoque holístico, no reducido a un único departamento o Programa específico del currículo escolar.

El actual modelo de crecimiento económico ha creado enormes desequilibrios. Por un lado, nunca ha habido tanta riqueza y prosperidad, por otra, la pobreza, la degradación ambiental y la contaminación aumenta día a día. Habida cuenta de esta constatación, surge el desarrollo sostenible, tratando de conciliar el desarrollo económico con la preservación del medio ambiente. Para alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente debe ser entendido como parte del proceso de desarrollo y no podrá considerarse en forma aislada. El desarrollo sostenible tiene que ver con la generación y distribución de la riqueza y una mejor calidad de vida para todas las personas, teniendo en cuenta, por lo tanto, la calidad ambiental del planeta.

Debido a la importancia del patrimonio natural y la necesidad de proteger los ecosistemas de las islas de Tinharé y Boipeba, el Gobierno de Bahía creó el Área de Protección Ambiental (APA) en 1992. El Plan de Gestión de la APA Thinaré / Boipeba es uma de las bases para el desarrollo de La propuesta DESIBO.Amabo decidió centrar sus esfuerzos em la colaboración para la administración de la APA, apoyando a los organismos involucrados y ayudando a poner en práctica las acciones del Plan de Gestión.

 
 

Debido a la importancia del patrimonio natural y la necesidad de proteger los ecosistemas de las islas de Tinharé y Boipeba, el Gobierno de Bahía creó el Área de Protección Ambiental (APA) en 1992. El Plan de Gestión de la APA Thinaré / Boipeba es uma de las bases para el desarrollo de La propuesta DESIBO.Amabo decidió centrar sus esfuerzos em la colaboración para la administración de la APA, apoyando a los organismos involucrados y ayudando a poner en práctica las acciones del Plan de Gestión.

En colaboración con el Centro de Recursos Ambientales - CRA, Amabo elaboró una síntesis del plan de gestión con el objetivo de preparar el material para la comprensión de los residentes y visitantes a la isla de Boipeba.

Bien informados, los residentes están en mejores condiciones de entender el propósito de la APA, pudiendo cooperar en la realización de acciones que tratan de abordar los principales problemas encontrados en la isla. Informados sobre la fragilidad de los ecosistemas, los visitantes podrán colaborar con la preservación del medio ambiente, así como recibir un aprendizaje directo sobre la cultura, la flora y la fauna de Boipeba.

 

Desarrollo turístico sostenible

La fuerte tendencia alcista del turismo de la región fue una de las razones principales por las que el gobierno del estado creó la APA de las islas Tinharé y Boipeba.

Sólo a partir del conocimiento cualitativo y cuantitativo de los recursos naturales y de la potencialidad de la región será posible la planificación del turismo de manera sostenible, mediante la regulación de la actividad en el município.

 

La propuesta de Amabo es hacer que las inversióneo turísticas en la isla se hagan de acuerdo con reglas de la Política Nacional de Ecoturismo definidas por los Ministerios de Industria, Comercio y Turismo - MICT, hoy Ministerio de Deportes y Turismo y Medio Ambiente - MMA que conceptualizan el ecoturismo como "un segmento de La actividad turística que utiliza, de forma sostenible,el patrimonio natural y cultural, fomenta su conservación y persigue el desarrollo de la conciencia ambiental a través de la interpretación del medio ambiente promoviendo el bienestar de las poblaciones involucradas ".

 
 

El ecoturismo es una alternativa importante para el desarrollo económico sostenible, que utiliza los recursos naturales sin comprometer su capacidad de renovación y conservación. Es un mercado en auge, su crecimiento se estima en alrededor del 20% anual.

 

Para Brasil, la actividad es de suma importancia para promover el desarrollo económico y social. El uso apropiado de los ecosistemas existentes proporcionará la apertura de nuevas alternativas económicas y la consiguiente mejora de las condiciones de vida de las personas directamente involucradas, al tiempo que reduce algunos de los impactos negativos causados por el turismo tradicional, debido al perfil y expectativas de los visitantes que suelen viajar en pequeños grupos, en comparación con el turismo de masas.

De esta forma, El aumento del número de visitantes y el flujo de transporte, la adopción de normas para el despliegue de las infraestructuras, el respeto y la valorización de la cultura local son condiciones básicas e indispensables para el desarrollo armnioso del Ecoturismo.

 

Proyectos

 

Amabo realizó varios proyectos comforme a su misión social.

Los primeros proyectos realizados fueron el Programa de Asistencia Cívica Social de la Marina de Brasil, donación de medicamentos para el puesto de salud de Boipeba y cursos de mecánica de motores marinos,técnica de ahumado de pescado y medios de navegación en colaboración con el Centro Federal de Educación Tecnología - Cefet de Valença.

En 1999 Amabo desarrolló el proyecto de Desarrollo Sostenible de la Isla de Boipeba - DESIBO, que participó en el Segundo Congreso y Exposición Internacional de Ecoturismo - MUNDIAL ECOTUR 2000 en Salvador.

Entre 2002 y 2003 Amabo mantiene un contrato con la compañía de electricidad de Bahia - COELBA, lo que permite el pago de las facturas de electricidad y teléfono en la isla. Por desgracia, esta asociación terminó después de un año, por falta de apoyo de COELBA.

En 2003 Amabo firmó un acuerdo con el Servicio Nacional de Aprendizaje Comercial - SENAC con el fin de llevar a cabo cursos de formación profesional. Se llevaron a cabo entre mayo y junio los cursos de limpieza, recepcionista, camarero y cocinero, al que asistieron 86 personas.

 

A partir de la propuesta de desarrollo sostenible de La islã de Boipeba - DESIBO, Boipeba fue elegida como "área de reflejo " en el programa de Formación de facilitadores de procesos para el Desarrollo Local.

Más información en portugués

 
 
 

En 2000/2002 Amabo construyó el muelle "Zé de la viuda", a partir de un acuerdo con la Sociedad de Desarrollo y Acción Regional - CAR.

Más información en portugués

 
 
 

Entre 2001 y 2003, Amabo techo de la iglesia del Espíritu Santo en asociación con TRANSPETRO y la comunidad católica de Boipeba.

Más información en portugués

 
 

Centro Ambiental M'boi pewa

En 10 de enero de 2008, Petrobras firmó un acuerdo con Amabo para lograr el proyecto de educación ambiental

Más información en portugués

 
 

Protección del medio ambiente

 

La misión de Amabo es contribuir al desarrollo ordenado y sostenible de la isla de Boipeba, hacia una mejoría de la calidad de vida de la población local y la preservación del medio ambiente.

Con este objetivo, Amabo viene movilizando a la comunidad y denunciando los acontecimientos que perturban a los residentes, visitantes y el medio ambiente de Boipeba.

 
 

Piscinas naturales

 
 

Las piscinas naturales emergen entre los arrecifes en marea baja. Es un ambiente rico en flora y fauna, con muchos peces, langostas, estrellas de mar y pulpos, además de corales y diversas plantas subacuáticas.

 

Es el lugar más visitado de la isla de Boipeba y por lo tanto sufre de diversos impactos ambientales.
Por falta de planificación y supervisión, sucede:
- Que los barcos anclan encima de los arrecifes y dentro del área de la piscina;
- Que los marineros no respetan los límites de velocidad y poner en riesgo a los visitantes;
- Que los visitantes pisan los corales, dañándolos.

 
 

En 2003, La población de Boipeba tomó la iniciativa para ordenar el flujo de turismo en las piscinas naturales. En una reunión de Amabo, se decidió poner boyas para delimitar una zona exclusiva para bañistas, dejando a las lanchas y barcos del lado de fuera.

 
 

Con recursos propios, los residentes confeccionaron 12 boyas con la advertencia de "APA", anclados en el fondo marino con placas de cemento .

 
 

A dia de hoy, estamos en el proceso de convencer a los marineros que frecuentan las piscinas, de respetar la zona marcada. Solicitamos a los visitantes a las piscinas de tener cuidado de no pisar los corales, no tirar basura en el mar y no alimentar a los peces con pan, por causa de la levadura.

 
 

Supervisión y acompañamiento de la Comunidad

 
 

Desde el año 2000, algunas empresas de la industria del petróleo desarrollan actividades en el litoral del bajo sur de Bahía, en un ambiente de ecosistemas frágiles y de gran importancia ecológica y económica.

 

En marzo de 2003 toneladas de peces murieron en el mar frente a las playas de Guaibim, Morro de Sao Paulo, Garapuá, Boipeba , Pratigi y Maraú. Se trataba de peces grandes que viven en los fondos marinos, como Dentaires, Cioba, Mero, Saury otros. En el mismo período, la compañía El Paso perforaba una plataforma frente a la isla de Boipeba y la compañía PGS provocaba datos sísmicos en la región entre Ilhéus y Itacaré. Se sospecha que las dos compañías causaron la muerte de los peces y son investigadas por la Fiscalía bajo el procedimiento administrativo - P.A Nº 05/03.

A partir de este momento, se levantó entre los residentes locales la duda sobre el impacto real de las actividades petrolíficas y el alcance de la supervisión. Durante las audiencias públicas para la concesión de licencias a las empresas Grant y PGS, las asociaciones y cofradías de pescadores han comenzado a reclamar la participación de representantes de las comunidades en forma de un sistema de seguimiento de la Comunidad - mac.

Los representantes de la Oficina de Licencias de petróleo y Nuclear - ELPN / IBAMA acataron las demandas de las comunidades y condicionaron para que las licencias fuesen realizadas por el mac.

Más información en portugués

 

Derrame de parafina

 
 

El 27 de enero de 2001, se produjo un accidente con derrame de parafina, ensuciando las playas de Boipeba y de la región. Amabo, preocupado por la salud de la población local y la preservación de la flora y la fauna, informó al Centro de Recursos Ambientales - CRA y Petrobras sobre este acontecimiento.

 

El material fue recogido para su análisis, de lo cual se descubrió que el buque "Pedro Bárbaro", de la empresa italiana Novamar Internacional SRL, fué el causante de la contaminación, que alcanzó la costa de Bahía, desde las islas Tinharé y Boipeba hasta los municipios de Camamu, Itacaré e Ilheus.

Petrobras desplegó equipos especializados y contrató a cientos de lugareños, barcos y tractores en la región para eliminar la parafina. En diez días se recogieron más de 80 toneladas de parafina, recuperando la belleza natural de la región.

El impacto ambiental y socio-económico fue importante para Boipeba. Además de la contaminación de las playas y los ríos y zonas de manglares, la divulgación en la prensa ha generado una imagen negativa del lugar y de sus valiosos recursos naturales, lo que causó daños en varios ámbitos de la sociedad. A partir de este suceso, Petrobras propuso la restauración de la Iglesia del Divino Espíritu Santo de Boipeba y firmó un acuerdo con Amabo para reconstruir el tejado y el techo de la Iglesia, símbolo secular de la historia de La civilización local.

 

 

Derrame de petróleo

 
 

Una amenaza constante para el medio ambiente son los derrames de petróleo. En enero de 2003, un barco derramó una gran cantidad de petróleo en el mar, que afectó a las playas de la región.

 

Amabo denunció una vez más en el CRA, en la Petrobras y el Ministerio Público en Valença. Una vez más, Petrobras contrató residentes locales para limpiar las playas y los arrecifes.

 
 

Peces muertos

En marzo de 2003 la isla de Boipeba se enfrentó a um nuevo desastre ecológico. Toneladas de peces fueron encontrados muertos y moribundos en las playas de la isla y em el mar. Por la descripción de los pescadores se trataba de peces grandes que viven en los fondos marinos, como Dentaires, Cioba, Mero, Saury otros.

 
 

El 7 de marzo, Amabo hizo una denuncia a la Promotora del Medio Ambiente en Valença, y el 8 de marzo para la CRA, y guardó dos peces congelados, de los encontrados muertos em el mar, com la finalidad de ser analizados. En el momento de la masacre, las empresas El Passo y PGS desarrollaban actividades relacionadas con la explotación de petróleo y gas. Se sospecha que las muertes de los peces fueron causados por las actividades de estas empresas.

 
 

22 de abril 2003, LA FISCALIA DE JUSTICIA DEL BAJO SUR realizó una AUDIENCIA PUBLICA con respecto a la alta mortalidad de la fauna marina ocurrida en la región, presidida por el Dr. Marcelo Henrique Guimarães Guedes, Fiscal de la Provincia de Valença.

 

Amabo presentó diapositivas con imágenes de la contaminación paisajística causada por el derramamiento de parafina y petróleo y fotos registrando la muerte de los peces, describiendo sobre los impactos ambientales ocurridos desde el año 2001 en la isla de Boipeba.

 
 

El representante de la empresa El Paso, habló sobre los trabajos desarrollados por El Paso en la región y de las precauciones que están siendo adoptadas desde un punto de vista ambiental. Por último, explicó los procedimientos adoptados por El Paso para investigar las posibles causas de mortandad de los peces en cuestión, siendo prevista la entrega del informe final en mayo de 2003.

El representante de la empresa EVEREST, responsable de las evaluaciones del impacto ambiental de las actividades empresariales de La PGS, explicó las medidas de investigación adoptadas, prevendo los resultados de los análisis en un plazo de 3 a 4 semanas.

Hubo una gran hostilidad entre los distintos segmentos de la sociedad por la mortandad ocurrida , que buscaba una postura ética de transparencia y honestidad en la investigación del incidente, con la consiguiente indemnización por las pérdidas.

Las empresas El Paso y Everest acordaron pagar a los péritos nombrados por el Ministerio Público, que harían um seguimiento de los estudios e investigaciones llevados a cabo por las empresas.

Se estableció que después de la entrega de los informes de la investigación patrocinada por las empresas, se llevaría a cabo uma nueva audiencia pública para la presentación y discusión de los resultados,mediante previa disponibilidad de los estudios al público.

El 23 de septiembre de 2003, las fiscalias realizaron outra audiencia pública para difundir los resultados de la investigación. Las dos compañías acusadas, El Paso y PGS, presentaron cada una un informe en el que no se mostraba el porque los peces habian muerto, sólo remarcaban que las empresas no eran responsables de la muerte de los peces.

El périto de la fiscalía tampoco descubrió que causó el desastre. La población y los pescadores estaban descontentos y disgustados con este resultado, ignorando la importancia del acontecimiento para ellos.

 

Lodo en los arrecifes

Poco después de la muerte de los peces en marzo de 2003, una sustancia fina, traída por las corrientes marinas, se asentó en el arrecife frente a La isla de Boipeba creando un lodo.

 

 

Un buceador informó que vió buques cerca de la plataforma de El Paso vertiendo una sustancia que parecía una humareda o un barro. Unos días más tarde, los buceadores notaron que la sustância, traída por las corrientes, ensuciaba el agua y se depositaba em los arrecifes. Esta sustancia cuando aparece en la superficie emite un olor fuerte. De acuerdo con los buceadores, esta sustancia tenía un color amarillento y después de depositarse en las algas se volvia negra.

 

Como resultado, los buzos de Boipeba observaron que en las zonas afectadas pulpos y langostas desaparecieron y ahora comfirman una caída en la captura.

 
 

Amabo volvió a hacer denuncias ante la Fiscalía de Medio Ambiente y el IBAMA, y pidió una supervisión y seguimiento efectivas de la explotación de petróleo y gas en la región. En este sentido, la población de Boipeba sugiere la creación de una junta de vigilancia, para que representantes de la comunidad puedan acompañar a estas actividades.